América Latina en una era de Globalización

Ensayos en honor de ENRIQUE V. IGLESIAS

Sinopsis

II - Una Reflexión

Perspectivas y lecciones de mi servicio público nacional e internacional

Enrique V. Iglesias

Una descripción de la información y las lecciones extraídas de la interacción entre las ideas y la práctica en las cuestiones relacionadas con el desarrollo, tras largos años de trabajo del autor en roles de liderazgo de alto nivel tanto para su gobierno como para organizaciones internacionales. Esto incluye, el gobierno de Uruguay (praxis nacional), la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (ideas a nivel regional e internacional), el Banco Interamericano de Desarrollo (praxis regional e internacional) y la Cumbre Iberoamericana (ideas y praxis interregional e internacional).

III - Gobernanza Global

La Globalización y la Gobernanza Económica

José Antonio Ocampo

La gobernabilidad económica mundial comparte tres objetivos principales: administrar la interdependencia, diseñar normas sociales y medioambientales a escala mundial y corregir las asimetrías del actual sistema económico mundial. Las estructuras de gobernanza mundial, en los últimos dos o tres decenios, han respondido a estos objetivos, a través de la tríada (Naciones Unidas, instituciones de Bretton Woods y OMC) y los Gs (especialmente G7 y G20). En este proceso, sin embargo, ha habido tensión entre aquellas instituciones en las que los países en desarrollo tienen mayoría (el Sistema de las Naciones Unidas) y aquellos en los que no (las instituciones de Bretton Woods, en donde los países en vías de desarrollo exhiben una considerable inercia en representación para la toma de decisiones).

En este sentido, los retos de los problemas del sistema actual, pueden reducirse a tres: (1) las importantes lagunas en la agenda: aspectos o temas en el centro de la agenda actual (p. ej., comercio, derechos de propiedad intelectual);temas con bastante debilidad en los mecanismos institucionales (p. ej., coordinación de las políticas macroeconómicas, la cooperación con los países en desarrollo, el cambio climático) y otros temas totalmente dejados de lado (p. ej., migración internacional, cooperación fiscal); (2) la asimetría entre la agenda y los instrumentos para la acción, como se pone de manifiesto en débiles mecanismos de rendición de cuentas y supervisión; (3) las relaciones de poder en la elección entre instituciones formales e informales (Gs), así como en la elección de la organización internacional, a la cual se le dará el liderazgo en determinada área (el Banco Mundial y la ONU) y la Independencia de las secretarías y la administración de las diferentes organizaciones internacionales.

Las ventajas comparativas y los retos de los bancos regionales de desarrollo: La experiencia de la CAF

Enrique García

Los bancos multilaterales de desarrollo han sido tradicionalmente importantes, no sólo por sus funciones anti-cíclicas y catalizadoras, sobre todo en tiempos de crisis, pero también como una herramienta para apoyar el proceso de desarrollo. Esto ocurrió debido a la insuficiencia del ahorro interno y la financiación a largo plazo, así como por los evidentes defectos y deficiencias del mercado que obstaculizan un desarrollo estable, sostenido y equilibrado.

Se puede decir que uno de los principales objetivos de los bancos multilaterales fue captar recursos ajenos a largo plazo para que puedan ser canalizados a los fondos de inversión, principalmente en infraestructura económica y social. A partir de ese momento, su papel ha evolucionado en respuesta a las cambiantes realidades que han debido enfrentar los países, ampliando su alcance a diversos sectores y actividades.

La situación actual plantea nuevos retos a estas instituciones. Más allá de la canalización de recursos financieros, en la actualidad, parece apropiado actualizar sus propósitos y objetivos, los cuales envuelven la implantación de una amplia gama de medidas cualitativas relacionadas con la transferencia del conocimiento, así como también con la aplicación de innovadores instrumentos catalíticos.

Las principales razones para la creación de los bancos regionales de desarrollo y para explicar sus ventajas competitivas se pueden resumir como cercanía a sus clientes y un amplio conocimiento y familiaridad con la idiosincrasia de la región en la que operan. Sin embargo, su éxito depende en gran medida en su capacidad para articular una visión del desarrollo, definir una misión clara, y lograr una fuerte y efectiva participación de los países miembros, así como el hecho de tener la capacidad de movilizar recursos externos basados tanto en su funcionamiento administrativo y financiero como en su fortaleza institucional.

Los bancos de desarrollo y el sector privado: una creciente colaboración

Luis Alberto Moreno

El sector privado es un factor clave para el desarrollo económico y social. Las empresas privadas crean puestos de trabajo, suministran bienes y servicios esenciales y generan ingresos fiscales. La contribución del sector privado es reconocida como un actor crucial y un asociado para el desarrollo y la reducción de la pobreza. En América Latina y el Caribe, las pequeñas y medianas empresas representan el 90% de los puestos de trabajo y son potenciales herramientas para incrementar la calidad de vida de la población. Los bancos multilaterales desempeñan un importante papel en apoyar el desarrollo a través del sector privado. Ellos ofrecen apoyo financiero directo y con un efecto catalizador. También llevan a cabo la transferencia de conocimientos y la colaboración para ayudar a mejorar la gestión de riesgos y hacer proyectos viables que promueven un crecimiento económico sostenible.

Colaboración y coordinación del FMI con los bancos de desarrollo

Michel Camdessus

Se refleja su amable colaboración de trece años con Enrique Iglesias, cuando Camdessus dirigía el FMI y Iglesias el BID. Juntos, se pusieron a buscar una solución viable a la crisis de la deuda de América Latina en la década de 1980: y progresivamente, y con tacto, convencieron a los acreedores públicos y privados que el alivio de la deuda era necesario para reactivar el crecimiento. Las habilidades diplomáticas de Iglesias y los recursos del BID se unen al FMI para la aplicación exitosa del “Plan Brady” para la reducción de la deuda. En la década de 1990, ambos unieron sus fuerzas, una vez más, para impulsar las reformas estructurales necesarias para dar paso al crecimiento en América Latina. Cuando la globalización financiera no controlada hace estallar lo que sería la primera crisis del siglo 21 en Méjico en 1994, ellos se unieron de nuevo para lograr que las instituciones financieras internacionales frenaran la crisis sistémica de propagación y, a continuación, abogar por una mayor transparencia y un mayor control del sector financiero. Además de la energía ilimitada de Iglesias y, sin pretensiones de modestia, Camdessus detecta una constante a través de la carrera de Iglesias y su estrecha colaboración durante años: Iglesias, de inquebrantable compromiso al servicio de América Latina, el continente que le dio la bienvenida como un niño, mientras fortalecía sus vínculos con Europa, donde ambos tienen raíces más profundas.

¿Por qué es importante quien dirige los bancos multilaterales de desarrollo y el FMI?

Nancy Birdsall

En este siglo, hay un llamado urgente a la acción colectiva entre los estados soberanos, a fin de que se alcancen los objetivos de desarrollo. Habida cuenta de la creciente importancia de la energía, el clima, el comercio y otras políticas de las economías emergentes para lograr el desarrollo global compartido, los bancos multilaterales de desarrollo necesitan modificaciones en lo que respecta a su dirigencia que pueden acelerar el cambio de un modelo basado en las transferencias caritativas de los países miembros ricos, financiando a los países pobres, a un modelo más cercano al crédito cooperativo, en el sentido que los fundadores del Banco Mundial previeron en Bretton Woods.

Existe una creciente evidencia, cuando comparamos la estructura de propiedad y el proceso de selección de liderazgo del Banco Mundial al del Banco Interamericano de Desarrollo, ya que las normas y costumbres del BID poseen ventajas estructurales y fortuitas. El BID, se encuentra más adelantado en el mencionado proceso de cambio, por muchas razones - incluyendo geopolítica y liderazgo- que pueden demostrar las desventajas relacionadas con la tensión entre la legitimidad o representación y la efectividad.

El papel de las Naciones Unidas en el desarrollo de la economía: ¿una pálida presencia?

Gert Rosenthal

Cuando las Naciones Unidas comienzan su sexagésimo séptimo año, un largo e ilustre historial de contribuciones importantes para el desarrollo se han acumulado en el ámbito de las ideas, las políticas, las normas y las acciones. No hay duda alguna sobre el valor que este legado ha dejado al mundo, pero hay una persistente duda sobre la capacidad de la Organización para mantener su influencia en temas de desarrollo. La capacidad de las Naciones Unidas de impactar en el desarrollo está disminuyendo y es importante examinar los factores subyacentes a esta circunstancia, así como lo que se puede hacer para revertir esta tendencia.

IV - La democracia en América Latina Restablecimiento de la democracia en el Uruguay

La democracia en América Latina Restablecimiento de la democracia en el Uruguay

Julio Sanguinetti

En el año 1973, Uruguay, tradicionalmente una democracia que había desarrollado una fuerte clase media, cayó en una dictadura militar, después de diez años de acciones de la guerrilla que desestabilizó una sociedad acostumbrada a la convivencia política. Siete años más tarde, en 1980, la dictadura trató de legitimar su poder con una propuesta constitucional, que fue sometida a un referéndum. Esta propuesta fue sorprendentemente rechazada (57,2 % a 42,8 %), a pesar del buen momento económico y las restricciones a las actividades políticas. Esto dio lugar a un largo período de negociaciones que culminaron con la elección democrática de un Presidente y un Parlamento en noviembre de 1984. Esta nueva era se inició rodeada de riesgos, dada la caída del 16% del PIB en tres años, el 14% de desempleo, un déficit fiscal de 9,5 por ciento del PIB y una enorme deuda externa, cuyo servicio en 1985 representó un 90% de las exportaciones. Estos desafíos fueron manejados con éxito, aunque grupos izquierdistas exigían un mayor progreso social y los conservadores una drástica reducción de la inflación. El Gobierno fue capaz de restaurar exitosamente los valores políticos tradicionales y realizar elecciones libres para transferir el poder de manera pacífica y democrática.

V - El Desarrollo Socio-económico de América Latina

El científico social de las políticas públicas en América Latina

Ricardo Lagos

Los últimos cincuenta años de América Latina han estado caracterizados por cambiantes circunstancias económicas, sociales y políticas. Ricardo Lagos nos recuerda ese cambiante panorama junto al importante papel de Enrique Iglesias, uno de los principales actores regionales durante ese período. A partir de una síntesis de las distintas etapas del desarrollo latinoamericano y de las lecciones aprendidas durante sucesivas crisis macroeconómicas, el artículo analiza los desafíos que enfrenta la región en la actualidad, entre ellos: cómo hacer para superar la llamada “trampa de los países de ingreso medio” y cómo hacer frente a las demandas de los sectores medios emergentes. Los temas de competitividad sistémica –es decir, aquella basada en la transformación de la estructura productiva en actividades cada vez más intensivas en capacitación y en la innovación- y de mejora en la distribución del ingreso, incluyendo la presión tributaria y la progresividad de esos tributos, son dos elementos indispensables para hacer frente a esos desafíos.

El artículo discute la conveniencia de que la región tenga posiciones comunes frente a los desafíos de orden global y regional, tales como los cambios demográficos, las pandemias, las migraciones, el comercio y la formación de grandes bloques, las drogas ilícitas y el cambio climático. A esa realidad mundial, el artículo agrega el tema del desafío político que deben afrontar los gobiernos con sociedades que tienen una participación cada vez más activa asociada con las nuevas tecnologías de las comunicaciones, lo que lleva a que las políticas públicas deban enfrentar virtuales plebiscitos de forma casi permanente.

Desafíos de la política monetaria y de los mercados emergentes integrados al mercado mundial de capitales: parada repentina, dolarización de los pasivos, y el prestamista de última instancia.

Guillermo Calvo

Las prácticas de los Bancos Centrales, que se han hecho muy populares a finales del siglo 20, deben ser evaluadas críticamente, con especial atención a las metas de inflación. La fijación de metas de inflación puede ser particularmente ineficaz cuando se basa en establecer un tipo de interés y cuando el sector financiero no está funcionando correctamente, como se pone de manifiesto en los episodios de parada repentina (“Sudden Stops”). Es imperativo que algunas variantes de flexibilización cuantitativa (QE) sean adoptadas en estas circunstancias. Si se considera el hecho de que las monedas de las economías de mercado emergentes (EMS) no pueden ser clasificadas como monedas de reserva internacional, la flexibilización cuantitativa (QE) puede requerir el empleo de las reservas internacionales denominadas en moneda dura, como el dólar norteamericano.

En este contexto, la posible aparición de las crisis financieras exige que el banco central mantenga las reservas internacionales, incluso en tipos de cambio flotantes, y lo que se vuelve crucial aquí es determinar un nivel satisfactorio de dichas reservas internacionales que equilibre los costos de explotación de los activos de bajo rendimiento con los beneficios de prevenir grandes ajustes de la cuenta corriente, que por lo general trae consigo una considerable contracción de la producción y el empleo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la estabilidad financiera no puede prevenir una crisis crediticia en el sector privado. Por lo tanto, aunque estabilidad financiera puede poner fin a una Gran Depresión, es posible que no logre evitar una Gran Recesión. Lo que quiere decir es que si el gobierno fija el pleno empleo como objetivo dominante de política, las crisis financieras relajan las metas de inflación inicial y dan cabida a una ̈inflación sorpresa (o, más exactamente, subida de precios).

Macroeconomía en América Latina: lecciones aprendidas y retos para el futuro

José Luis Machinea

En el comienzo del nuevo siglo, el paradigma económico dominante incluía ciertas verdades macroeconómicas, como la fijación de metas explícitas de inflación, la libertad de movimiento de capitales, las desventajas de la discrecionalidad en materia de política fiscal y la importancia de desregulación del mercado financiero. A principios de esta década, todas estas “verdades” estaban en duda o marginadas por otras ideas.

Algunas de las recientes críticas recuerdan a la literatura macroeconómica de las dos últimas décadas acerca de las características propias de las economías emergentes, tales como información asimétrica, riesgo de impago, equilibrios múltiples, monedas no coincidentes, la volatilidad y las políticas pro cíclicas.

El artículo analiza la realidad de los países de América Latina en términos de las actuales preocupaciones del Norte en distintas áreas de la política macroeconómica. A pesar de los progresos, es evidente que subsisten ciertas debilidades que requieren de una pronta atención, si no se quiere volver a repetir ciertos errores del pasado. El cambio en el escenario internacional hace estos cambios aun más urgentes.

Cambio estructural para la igualdad: repensar la agenda de desarrollo para el Siglo XXI

Alicia Bárcena

Como la mayoría de los indicadores revelan, América Latina y el Caribe yacen por detrás de Asia y las economías de los países desarrollados, desde el punto de vista del cambio estructural. Sin embargo, esto no es una fatalidad y hay espacio para ponerse al día en un proceso que debe ir de la mano con la igualdad y la construcción de sociedades democráticas.

El crecimiento a largo plazo requiere la diversificación de la economía hacia los sectores de mayor intensidad tecnológica y la plena expansión (interna y externa) de mercados, ya que la tecnología, el cambio estructural y la competitividad, co-evolucionan y se refuerzan mutuamente.

Las políticas de redistribución son importantes y pueden contribuir a reducir los niveles muy altos de desigualdad que acosan a la región. Pero el desarrollo económico no se puede lograr sin la inclusión en el mercado laboral formal de los trabajadores que se encuentran en la informalidad o en actividades de subsistencia. El cambio estructural debe mirar la productividad, pero también debe considerar la manera en que el empleo crece. Un punto crítico es la de relacionar diversificación con una distribución más uniforme de la productividad laboral. En el largo plazo, sostener la igualdad dependerá de mantener el cambio tecnológico y la calidad del empleo.

Por último, pero no menos importante, es el reconocimiento de los problemas ambientales y la articulación entre cambio estructural, las nuevas tecnologías y el crecimiento sostenible. La oposición a políticas industriales activas retrocede cuando, inclusive, el crecimiento verde está en juego. Esto abre una oportunidad para la redefinición de la política industrial que hace menos importante la distinción entre políticas horizontales y verticales.

Diálogo público- Privado en la era de la nuevas políticas industriales en América Latina

Robert Devlin

En América Latina, el Consenso de Washington introdujo importantes reformas y los ajustes estructurales diseñados para llevar hacia adelante el mercado libre y frenar la política de Estado que había dominado el período de industrialización, vía sustitución de importaciones, en el periodo 1950-1980. En los últimos años, sin embargo, los países de América Latina han sido testigos de un renacimiento en el despliegue de las políticas industriales (IP). El carácter de las nuevas políticas industriales es diferente a las del pasado. Una de las principales innovaciones ha sido estructurar el diálogo público- privado para diseñar e implementar dichas políticas. Este es un importante desarrollo, porque la literatura sobre política industrial moderna destaca la importancia de este tipo de proceso social para el descubrimiento de políticas y programas eficaces y sostenibles durante los ciclos políticos. El artículo explora los avances y limitaciones en el uso del diálogo entre los sectores público y privado para apoyar las nuevas políticas industriales.

La realidad y las promesas de las pequeñas y medianas empresas en el desarrollo de América Latina

Oscar A. Echevarría

Hoy las PYMEs y las microempresas representaban más del 90% de las empresas y el empleo en la mayoría de los países de América Latina y todos los gobiernos tienen organismos de apoyo a las PYMEs.

Teniendo en cuenta estos hechos examinaremos tres grandes aspectos sobre las PYMES. En primer lugar, ¿cuál es la realidad de hoy? En el curso de la última década, la banca de inversión promovió el “roll up” de empresas independientes y el sector financiero dedicó más energía para empaquetar y distribuir instrumentos financieros, así utilizar los depósitos del público para negociar instrumentos financieros para su beneficio, en lugar de cumplir su verdadera función fiduciaria de canalizar el ahorro a las empresas para financiar prudentes inversiones rentables, o a los hogares para adquirir la propiedad de vivienda o bienes durables. En segundo lugar, ¿cuáles son las contribuciones cualitativas de las Pymes a la economía, las que no se reflejan en el PIB y en las estadísticas de empleo? Por último, si los beneficios de las pequeñas y medianas empresas a cualquier país son mayores que las cuantificaciones usuales sugieren, ¿qué se puede hacer para ayudar a las PYMES?

Descomponiendo la disminución en la desigualdad en América Latina

Nora Lustig, Luis F. López-Calva y Eduardo Ortiz-Juárez

Sin ambigüedades, la desigualdad en América Latina disminuyó en la década de 2000. El coeficiente de Gini se redujo en 14 de los 17 países donde existen datos comparables, y el cambio fue estadísticamente significativo para todos ellos. Los estudios actuales apuntan a dos explicaciones principales para la disminución en la desigualdad: la reducción de desigualdad de los ingresos laborales por hora, y más robustas y progresivas transferencias de gobierno. Existen evidencias que sugieren que una merma en el retorno a la enseñanza primaria, secundaria y terciaria frente a ningún nivel de instrucción primaria u incompleta es lo que conduce al declive de la desigualdad de ingresos de la mano de obra pagada por hora. Las causas detrás de la disminución del retorno a la escolaridad, sin embargo, no han sido claramente establecidas. En algunos estudios se ha encontrado que los retornos cayeron debido a un aumento de la oferta de trabajadores con mayor nivel educativo; otros, debido a un cambio en la demanda de mano de obra calificada.

© 2014 Robert Devlin, Oscar A. Echevarría, José Luis Machinea
Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o trasmitida electrónica o físicamente sin permiso de los editores.